Imprimir
PDF
07
Jun

No. 12, junio 2006 - diplomado

Última actualización 07 Junio 2012. Publicado en Gaceta - Gacetas

Modificar el tamaño de letra:

Diplomado para Directivos…

Para ello, la UPN cuenta con numerosos diplomados encaminados a favorecer la actualización de los docentes, directivos, asesores e investigadores, con programas que son tan específicos como la labor que cada uno de ellos desarrolla tanto en el aula como en la gestión de la vida escolar.

Una de las características esenciales en la planificación de los diplomados de la UPN, es la recuperación de la experiencia adquirida por los sujetos a quienes va dirigido cada programa de actualización académica.

Con este principio, el Diplomado en Gestión Educativa para Directivos en Educación Básica que próximamente será atendido en línea, enfoca, desde su primer módulo, la importancia del quehacer del director y el supervisor en la obtención de buenos resultados en las escuelas.

El Módulo I del Diplomado iniciará con la recuperación de las experiencias de los directores de escuela en su práctica cotidiana, lo que permitirá evidenciar que la importancia de su trabajo los involucra como agentes del cambio en el planteamiento de nuevas fórmulas para enfrentar los retos y desafíos que presenta la Educación Básica.

Abordarán las recientes transformaciones sociales y sus influencias en las formas y estilos de vida de las comunidades, para contrastarlos con los cambios o reformas que se han vivido en el Sistema Educativo Mexicano, y así analizar si su nivel de pertinencia responde a las demandas de la sociedad. La escuela como parte esencial del sistema también será sometida a revisión en cuanto a su capacidad de respuesta como motor del cambio social.

Sin la intención de crear un perfil utópico del directivo, el Diplomado se sustenta en las características deseables de los gestores y en el análisis colectivo del trabajo cotidiano que realizan en sus escuelas los participantes del programa académico. El análisis y la reflexión de la práctica directiva parten de la consideración de que cada escuela tiene sus propias y complejas características, está inserta en un marco cultural específico y despliega sus objetivos dentro de muy variados contextos sociales, económicos y territoriales.

A lo largo del proceso de actualización, los participantes de este diplomado van a ir reconstruyendo y reconfigurando su apreciación sobre el saber, el hacer y el ser del papel que como directivo tiene en la escuela.

Esta reflexión se extiende hacia el reconocimiento del estilo y rasgos propios de la cultura que impera en su institución, y las consideraciones que desde la anticipación o planeación a futuro proponen como prospectivo para transformar la práctica directiva.

Un directivo no es sólo un técnico Al iniciar el Módulo 2, el directivo habrá revalorizado su trabajo, habrá comprobado que su labor no se limita a seguir rutinas y aplicar soluciones paliativas para tratar de resolver problemas complejos y cambiantes.

 

El paso siguiente será enfocar la identificación, análisis y conocimiento de los principales problemas de la gestión educativa en sus diferentes dimensiones: pedagógico-curricular, organizativa, administrativa-financiera y comunitaria, teniendo en cuenta la circulación del poder y la cultura escolar o institucional predominante.

La elaboración de un diagnóstico será la tarea principal, considerando que se trata de una herramienta no solo útil, sino también necesaria para conocer la situación de partida para construir, junto con su comunidad educativa, soluciones viables y pertinentes a la problemática detectada.

Investigación-acción A lo largo de todo el Diplomado, el enfoque metodológico a emplear es el de la investigación-acción, que permite pensar de una manera sistemática lo que ocurre en las instituciones educativas y llevar a cabo una acción críticamente informada encaminada a realizar mejoras. En este sentido, se considera que cuando las propias comunidades educativas comprenden lo que hacen (directivos, maestros, padres de familia, alumnos) tienen mayores posibilidades de gestionar el proceso de mejora institucional.

La investigación-acción proporciona un medio para trabajar que vincula la teoría y la práctica, permite poner las ideas en acción, y requiere de la participación activa de todos los sujetos involucrados en la resolución de los problemas. La investigación–acción es un proceso sostenido por un equipo de trabajo, por lo tanto, dicho proceso comienza con la integración y organización del mismo, para posteriormente definir el aspecto o la situación en la que se quiere intervenir.

Diseño, evaluación y seguimiento de un proyecto educativo El Módulo 3 está diseñado para que los participantes rescaten los aportes conceptuales y metodológicos que les permitan construir, en su colectivo escolar, el diseño de un proyecto educativo, abarcando un plan de evaluación y seguimiento.

El proyecto parte de la lógica de que no sólo se diseña un instrumento de mejora escolar, sino también una estrategia que posibilita realizar trasformaciones significativas en lo institucional. Desde esta perspectiva, el diseño del proyecto comprende diferentes etapas que se complementan y articulan de manera permanente desde la práctica educativa para que los actores involucrados lo desarrollen cotidianamente dentro y fuera de la escuela.

(Página 3 de 19)
 
Noticias