Imprimir
PDF
07
Jun

N° 58, enero de 2011 - Geragogía, el reto de la sociedad contemporánea

Última actualización 07 Junio 2012. Publicado en Gaceta - Gacetas

Modificar el tamaño de letra:

Geragogía, el reto de la sociedad contemporánea

Ante la preocupación del aumento progresivo de personas mayores de 55 años en México y en el marco del Seminario Permanente Interinstitucional Geragogía, Pedagogía Hospitalaria y Animación Sociocultural, el 27 de octubre se organizó el primer ciclo de conferencias denominado “Educación y enfoques multidisciplinarios en la atención del adulto mayor”, en éste participaron destacados especialistas en el tema, para analizar y comprender la situación actual de esta población vulnerable y reconocer los retos que se tienen en el ámbito educativo.

Tirzo Serrano, especialista en rehabilitación geriátrica del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), ofreció la conferencia “Proceso de envejecimiento. Un enfoque global”. Aseguró que el proceso de envejecimiento en el país “es un problema que ya está aquí y no estamos preparados para atenderlo, hay que poner atención en esto desde la perspectiva multidisciplinaria y transdisciplinaria, para dar respuesta a todos los problemas que se están presentando”.

El geriatra afirmó que el envejecimiento de la población representa un logro y también plantea profundos retos para las instituciones públicas, las cuales han de adaptarse a una estructura en evolución continua, pues se ha logrado una esperanza de vida de 80 años, pero con deterioro en las personas y con costos elevados para toda la sociedad.

“El problema es que no se tiene un proyecto de vida en el que se comience a preparar el propio proceso de envejecimiento a partir de los 40 años, es decir, las condiciones de salud y de autocuidado que debe tener toda persona. Esto conlleva a un proceso que no sólo contempla el punto de vista biológico o cultural, sino también psicosocial”, añadió.

En el caso mexicano, advirtió que los retos para lograr un envejecimiento digno son “atender a esta población a través del trabajo multidisciplinario; establecer una mejor calidad de vida; tener políticas públicas y protección social, en especial, para personas con alguna discapacidad; establecer un envejecimiento sano y activo; subsanar determinantes sociales, como la pobreza que enfrentan las personas adultas mayores y, sobre todo, trabajar en el envejecimiento en el medio rural y en las poblaciones indígenas olvidadas en este mundo actual”.

Desde el ámbito educativo, explicó que “en México todavía no hay una conciencia educativa para cambiar estos panoramas, pero hay que propiciar el autoaprendizaje y enseñar a envejecer; modificar los modelos educativos, crear más universidades para adultos mayores, favorecer el desarrollo con actividades lúdicas y, principalmente, educar para la salud”.

Cabe señalar que el Estudio de intensidad del Envejecimiento de la Población de México del Consejo Nacional de Población (Conapo), indica que en un futuro próximo el número de adultos mayores aumentará; se estima que para 2050 habrá 36 millones de personas mayores de 55 años, la mitad de ellos serán mayores de 70 años.

Geragogía social y envejecimiento

Blanca Jiménez, especialista en rehabilitación geriátrica del INR, explicó que la geragogía deriva de la palabra pedagogía, por lo que da lugar a distintas interpretaciones. “Si el pedagogo es quien educa al joven, por analogía el geragogo debe ser quien educa al anciano o se propone enseñarle algo”.

Asimismo, agregó que la gerontología educativa está referida al estudio y la práctica de la enseñanza de los adultos mayores durante su envejecimiento.

Su campo de acción “es la enseñanza directa al adulto mayor y también al joven, para que tenga un envejecimiento exitoso; se trata de aprender a envejecer”.


“[...] en la medida en que existan espacios para la expresión y desarrollo creativos para y de los adultos mayores, así como la oportunidad de interactuar con los demás desde esta plataforma, se estarán construyendo sociedades y países más equilibrados y armónicos en un marco de respeto a los derechos humanos”.


Por otro lado, explicó que la geragogía o educación del adulto mayor se orienta a procurar una adaptación a una nueva forma de vivir que está en continua evolución, esto genera necesidades permanentes y exige una pedagogía más activa. Lo que en el campo gerontológico tiene un carácter preventivo, en materia de salud y longevidad poblacional, una acepción más amplia también debe contemplar las motivaciones y la organización de su medio ambiente.

Y señaló que esta disciplina afirma que la persona mayor aprende de una manera distinta a como lo hacen los jóvenes, por lo que es necesario buscar métodos orientados en función del aprendizaje específico del adulto mayor.

La especialista invitó a los estudiantes de la UPN a sumarse a este campo y trabajar juntos para implementar programas que atiendan el aspecto educacional, para permitir la apertura de nuevos caminos y orientaciones creativas distintas dentro de un proyecto de educación permanente del ser humano.

Prevención y creatividad en personas adultas mayores

Por su parte Lidia Núñez, responsable de laboratorio de análisis de movimiento del INR, mencionó que, además de causar daños físicos como fractura de cadera o esguince de tobillo, “las caídas en personas adultas, provocadas por las alteraciones en la marcha y balance, son un problema de salud pública en términos de morbilidad, mortalidad, costos sociales y servicios de salud”.

La mayoría de los adultos mayores tienen dificultad en el control del equilibrio y postura, por lo que sufren caídas en el hogar, la vía pública y el sanitario, la mayoría de ellas por tropiezo y resbalones.

“Es importante estudiar los riesgos de caída relacionados con la edad y generar estrategias para disminuir la incidencia de éstas”.

Núñez explicó que para reeducar la marcha en los adultos mayores es conveniente caminar 30 minutos diarios y realizar ejercicio tres veces por semana.

Por otro lado, Patricia Espinosa, del Centro de Salud Dr. José Castro Villagrán, señaló que durante el envejecimiento ocurren procesos complejos en el cerebro para lograr adaptarse al medio y mantener una vida productiva, caracterizados por la optimización, reorganización y aprovechamiento de la plasticidad funcional.

Así, en la medida en que existan espacios para la expresión y desarrollo creativos para y de los adultos mayores, así como la oportunidad de interactuar con los demás desde esta plataforma, se estarán construyendo sociedades y países más equilibrados y armónicos en un marco de respeto a los derechos humanos.

Al respecto, Martha Altamirano, académica de la UPN Ajusco, destacó el tema de la neuroplasticidad cerebral y el diseño de recursos didácticos diversos que puedan emplearse en la tarea educativa con este grupo poblacional. De manera especial, se refirió a los libros interactivos multimedia para la prevención del deterioro cognitivo en los adultos mayores.

La profesora señaló que aunque el Alzheimer no puede ser curado, a pesar de los descubrimientos farmacológicos, hay evidencias sólidas de que los tratamientos de estímulo cognitivo retrasan el padecimiento, ya que la actividad mental permite aprovechar las partes sanas del cerebro.

Asimismo, explicó que los estudios que se realizan en el campo de la plasticidad cerebral y la neuropsicología constatan que el entrenamiento cognitivo mejora el rendimiento de ciertas funciones cerebrales.

Programa educativo integral UPN-INR

En colaboración con el INR, la upn realizó el estudio piloto del Programa Educativo para la Prevención de Complicaciones Atribuibles a Osteoporosis (OP) en Adultos Mayores, el cual tiene la finalidad de diseñar y aplicar un programa educativo para prevenir y corregir factores de riesgo en adultos con op, incrementar en ellos el conocimiento sobre esta enfermedad, sensibilizar y motivar la acción de los adultos mayores y de sus familiares para cambiar sus estilos de vida y mediante estas acciones disminuir el riesgo de caídas en personas con OP.

Esperanza Ramírez, del departamento de Epidemiología Sociomédica del INR, afirmó que “es necesario un programa educativo integral para la prevención de caídas y disminución de riesgos atribuibles a la osteoporosis”.

(Página 8 de 17)
 
Noticias